domingo, 14 de abril de 2013

Comida de astronautas hoy


El futuro estaba llegando y los laboratorios más punteros tenían que estudiar cómo fabricar comida duradera, fácil de producir y que apestara a pastilla insípida de estofado de ternera, frutas disecadas comprimidas como píldoras y leche en deshidratada para alimentar a toda la población; nuestra comida en el futuro sería como la comida de los astronautas, pero, ¿será así?

Una de las principales preocupaciones de las misiones tripuladas era obviamente alimentar a su personal aportándoles la energía que necesitaban para sobrevivir y al mismo tiempo haciendo frente al hecho de que se encontraban en una nave espacial, que no podían cargar mucho material extra, no podía ser perecedero, ni dejar rastro de migas que pudieran dañar algún equipo de la nave y que no dejasen mucho desperdicio, este hecho hizo que hasta mediados de los 70 la comida fuera en forma de barritas de cereales y fruta deshidratadas, zumos en envases cheerspack como los que venden en Decathlon o tubos de pasta de comida (en España no se consume mucho... pero he visto tubos de boloñesa y otras mierdas en supermercados de países europeos) y leche en polvo azucarada, la verdad todos estos alimentos hoy en día se pueden encontrar en las tiendas y están preparados para el gran consumo.


La propia misión Apolo, la que llegó supuestamente a la Luna, tenía ya algunos alimentos que levantaban el ánimo al mismísimo Amstrong malhumorado, como el famoso helado deshidratado espacial de vainilla y chocolate que hoy en día lo venden en varios sitios dedicados al espacio (como esta totalmente especializada al sector de la alimentación espacial o esta).


A partir de la misión estadounidense Skylab en 1974, la comida era más cercana a los platos que almorzamos un día de resaca: comida precocinada o enlatada que podían meter en el horno con el que estaba equipada la nave. Hoy en día la varidad gastronómica espacial ha ido ampliándose, incluso se está investigando para plantar en la propia nave espacial y poder alimentar así de forma más duradera a los tripulantes de las estaciones espaciales y futuros viajeros interplanetarios.

Volviendo al principio, si que se sigue estudiando cómo alimentar a una población que cada vez crece más y necesita más recursos, pero los tiros irán por otro lado... porque la mayoría de la comida inventada para astronautas, ya está entre nosotros desde hace tiempo y no satisface nuestras ansias de comer.

Si te ha interesado el tema o pretendes irte de chef a alguna estación espacial (como están las cosas por aquí no sería un mal plan), incluso hay varios libros sobre el tema como The Astronaut's Cookbook: Tales, Recipes, and More editado por Abebooks un referente en lo que se refiere a libros un poco frikis y por supuesto la Wikipedia, la gran fuente de sabiduría.

2 comentarios:

  1. ¿Supuestamente? emmmm vale, el resto del articulo pierde toda credibilidad.

    ResponderEliminar
  2. Querido anónimo seguro que como eres un científico muy avispado habrás notado el aire irónico del blog y el tachado de 'supuestamente' ;)

    ResponderEliminar

Este blog es DOFOLLOW, eso sí, sólo aceptaré comentarios que aporten algo al contenido publicado.

Si te gustó comparte!

Noticias del futuro cercano